Pesca

Contamos con 6 guías que nos dan la capacidad de recibir hasta 12 pescadores, la mayoría de ellos ha vivido toda su vida en Río Puelo y conocen el río tanto como para permitirles moverse con seguridad por cada rincón que la geografía del lugar nos permite alcanzar.

Río Puelo tiene una resolución exenta que permite que en este río podamos pescar durante un periodo de tiempo más largo. La temporada de pesca comienza el segundo viernes de septiembre y termina el 31 de mayo. Por qué debemos cuidar este río que tantas alegrías no trae, es que todas las truchas pescadas deben ser devueltas (100% de devolución) y está permitida la captura de máximo 1 ejemplar de salmón por estadía en Río Puelo, luego de esto, la diversión puede seguir, pero el resto de los salmones pescados deben ser devueltos al río en buenas condiciones.

Nuestra operación básica consiste en pescar en el Río Puelo, en la sección ubicada entre el Lago Victoria y el Estuario del Reloncaví. Pero dependiendo de los días de estadía y de las preferencias de cada pescador, se organizan salidas de pesca al Lago Tagua Tagua y Río Manso.

En Río Puelo encontramos truchas fario y arcoíris, se pueden pescar tanto con mosca como con pequeños spinners, cucharas, pochas, etc.

La trucha es una especie que vive toda su vida en el río, por lo que podemos encontrarla durante toda la temporada de pesca. Sin embargo, durante el periodo de desove del salmón (que normalmente ocurre entre las últimas semanas de marzo y las primeras de abril), podemos ver que la trucha suele activarse aprovechando la abundancia de alimento, lo que provoca que la pesca con moscas que imitan los huevos de salmón puede ser muy fructífera. Normalmente en Río Puelo encontramos ejemplares desde unos cuantos gramos a 4 kilos.

El salmón que encontramos en Río Puelo es principalmente el Salmón Chinook, salmón de entre 5 y 25 kilos provenientes del hemisferio norte que hace algunos años llegó para quedarse en Río Puelo. El salmón Chinook, es una especie que nace en el río y llega hasta el mar para desarrollarse en ese ambiente, luego, cuando ya alcanza la madurez, sube el río para llegar al mismo lugar donde nació y ahí desovar. Luego de esto, el salmón muere. Es en esta subida al río (que se sitúa principalmente en los meses de octubre/noviembre y febrero/marzo) en que nosotros podemos pescar el salmón gracias a su territorialidad y agresividad. Cabe destacar que su habilidad para moverse en el agua y la fuerza que tiene hace que la pesca de esta especie sea muy interesante.

Buena pesca para todos!

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web